La Caída de la Reforma de Compensación para el Trabajador

La Caída de la Reforma de Compensación para el Trabajador: 5 Cuentos Dañinos

Trabajadores lesionados comparten sus historias, revelando el impacto en la vida real de las reversiones que se han esparcido a través del País.

 Por Michael Grabell, para ProPublica Marzo 25, 2015

Una investigación por ProPublica y NPR a principios de este mes detalla como estados a través de la nación han venido desmantelando los sistemas de compensaciones para el trabajador, con desastrosas consecuencias para muchos cientos de miles de personas que han sufrido lesiones serias en el trabajo cada año. La Compensación de Trabajadores de California

En algunos estados, los cortes han sido tan drásticos que los trabajadores lesionados han caído en la pobreza, perdiendo sus carros y hasta sus casas.

En otros, los trabajadores han pasado años peleando con compañías de aseguranzas por las operaciones, recetas y ayuda básica que han recomendado sus doctores.

En los cinco casos los estudios abajo mencionados son emblemáticos de los laberintos desconcertantes que los trabajadores lesionados tienen que navegar como resultados de estos recortes. Como los abogados para trabajadores lesionados son aficionados a notar, no es una coincidencia que Frank Kafka – conocidos por sus historias de sufrimiento en las manos de la burocracia sin rostro – alguna vez como empleado en la oficina de campo de los trabajadores de bohemia.

Gary Fury trabajaba en una fábrica de vidrios Simonton Windows en West Virginia en julio 2012 cuando una unidad de un ventanal grande de dos vidrios se resbalo al piso. Fury se agacho para ayudar al compañero a volver a deslizar el vidrio de nuevo en el carro “Cuando fue a levantarlo,” recuerda, “Sentí que algo trono”, Fury tenía entonces 49 años y se desgarro el mango rotador y se rompió el bíceps. Después tratando tratamientos menos invasivos, su doctor recomendó cirugía y le advirtió de los pobres resultados si esperaba.

En lugar de aprobarlo, Sedgwick Servicios de Gestión de Reclamaciones, y un agente contratado en administración de reclamos contratado por el empleador de Fury, lo envió a su propio doctor para una segunda opinión seis semanas más tarde, de acuerdo con los records de la corte de compensación al trabajador. Ese doctor también dijo que la cirugía debería ser autorizada inmediatamente y advirtió que los retrasos podrían llevar a un deterioro permanente.

Pero en West Virginia, el tiempo está del lado de asegurado. En el 2003, el estado paso una ley con un tope en beneficios salariales en lesiones temporales como la de Fury a dos años – aunque el trabajador aun no se haya recuperado. Varios estados, incluyendo California, Oklahoma y Dakota del Norte, han recientemente topado pagos a dos años. Hoy, 22 estados han establecido límites de tiempo arbitrarios en beneficios salariales, de acuerdo a la información recolectada por el Instituto de Investigación para Compensación de Trabajadores.La Caída de la Reforma de Compensación para el Trabajador

A pesar de las recomendaciones de dos doctores, Sedgwick espero otras cinco semanas antes de aprobar la cirugía – el retraso que el juez de Compensación de Trabajadores dijo fue especialmente injustificada después que el doctor de Sedgwick dijo que la necesitaba a la brevedad posible. Para cuando Fury al fin tuvo la cirugía, ya era enero del 2013.

No saben cuánto dolor tuve por seis meses esperando la cirugía, dijo.

Como los doctores habían advertido, Fury todavía tenía dolor y rango de movimiento limitado después de la cirugía y no pudo regresar a su trabajo regular. Ahora, su doctor ha recomendado tratamiento adicional y posiblemente otra cirugía.

Pero como para Fury los dos años de beneficios salariales habían terminado, si tenía la cirugía, su empleador no tenía que pagarle mientras se recuperaba – aunque un Juez del estado de compensación de trabajador dijo que Sedgwick es en parte responsable por sus problemas médicos.

Después de su lesión, Fury sobrevivió con dos tercios de su sueldo, que fueron proveídos por compensación de trabajador, sin impuestos. Pero cuando los pagos pararon, Fury tuvo que depender de estampillas de comida y Medicaid.

Llegue al punto de pedir ayuda, a lo que llaman welfare, dijo Fury. Eso fue muy vergonzoso para mí. Usted sabe, uno está acostumbrado a trabajar toda la vida. Crie a dos hijos y nunca tuve que estar ahí. Algunas veces, verdaderamente era degradante el ir al mercado y usar la tarjeta en lugar de pagar en efectivo – todo por eras un trabajador lesionado.

Sedgwick y Simonton prefirieron no declarar acerca de lo que paso con Fury.

Después de escuchar los detalles del caso, Chris Stadelman, Director de Comunicaciones del Gobernador Earl Ray Tomblin – quien fuera presidente del estado y del senado cuando la ley de reforma paso para la Compensación de trabajadores – dijo que la oficina del Gobernador estaba de acuerdo con los cambios hechos y que no habían escuchado ninguna queja por parte de los trabajadores lesionados.

Ahora Fury está solicitando incapacidad por el Seguro Social y ver que sus ahorros poco a poco se fueron por el drenaje.

Mientras, Tomblin recientemente anuncio una bonificación para los trabajadores de Virginia del Oeste (West Virginia): las tarifas del seguro para compensación de trabajadores serán reducidas cada diez años consecutivos.

Nicolás Mercado, un hombre cuadripléjico de 54 años, espera sentado su turno en un lugar a largo plazo para regresar a su casa en San Bernardino, California, esperando regresar a los olores de la comida Mexicana y las risitas de su nieta. En la misma casa en la equina donde se conocieron el y su esposa cuando eran adolescentes.

Mercado no ha vivido ahí desde diciembre del 2011, cuando el camión que conducía en el cual recolectaba grasas de cocinas cuando se volcó en una rampa de salida, dejándolo paralizado del cuello hacia abajo.

Mercado extraña el sabor de la comida Mexicana hecha por su esposa y les pregunta a las enfermeras en el lugar donde se encuentra a largo plazo que le corten chiles para condimentar sus alimentos.

En marzo 2013, sus doctores dijeron que su condición médica estaba estabilizada y que podría irse a su casa tan pronto como las modificaciones fueran hechas para acomodarlo en una silla de ruedas. Bajo la ley del estado, las modificaciones del hogar son cubiertas por compensación de trabajadores.

La Asociación de Garantía de Seguros de California (CIGA)- quienes se hicieron cardo de la reclamación cuando el asegurador original se declaro en bancarrota buscaron una segunda opinión de otro doctor, quien aprobó algunas modificaciones y rechazo otras. Entonces CIGA ignoro muchas de las recomendaciones de su propio doctor e insistió que un nuevo estado – ordenara un proceso de revisión médica que permitiera que se tardaran más en arreglar.

En 2012 una ley de California puso unas disputas médicas entre los médicos de compensación de trabajadores y los aseguradores en las manos de revisiones médicas independientes quienes permanecen anónimos y toman decisiones basadas únicamente en records médicos. California es uno de 10 estados desde 2003 en expandir su uso de dichos doctores, quienes tienen el poder en decir que una lesión no está relacionada con el trabajo o negar cuidado médico después un breve examen médico o una revisión escrita.

En el caso de Mercado, CIGA aprobó un elevador para silla de ruedas, pero no arreglo para una rampa en la puerta de entrada ya que cuenta con un escalón y está muy angosta la entrada para la silla de Mercado.

Uno o varios rosarios y otros objetos religiosos mantienen Mercado en su cuarto en el lugar donde se encuentra. Su doctor dice que está listo para regresar a casa tan pronto como las modificaciones sean hechas para acomodar su silla de ruedas.

CIGA discute que el curso prudente y responsable es esperar hasta que el proceso de una nueva revisión médica se haya completado antes de hacer ninguna futura modificación.

El juez Paul DeWeese, un juez para compensación de trabajadores en Anaheim, rechazo a CIGA, diciendo que insistir en forma sobre substancia que la revisan del proceso medico nunca tuvo la intención para casos como el de Mercado.

Esa afirmación es indignante, DeWeese escribió su opinión en mayo 2014. El curso prudente y responsable sin mencionar el curso legal requerido y el único humano y moral, es asistir al Señor Mercado en regresar a su hogar inmediatamente.

Para la esposa del señor Mercado, Linda ha sido especialmente desgarrador el dejar a su esposo en un lugar a largo plazo mes tras mes, cuando podría estar en su hogar.

Cuando lo dejo ahí y lo veo a través de la ventana, y le digo adiós le mando un beso, y él me bendice, y yo lo bendigo, me rompe el corazón, ella comenta. No me gusta que me vea llorar, pero una vez que me alejo del estacionamiento, doy rienda suelta.

El revisor medico independiente, quien es el que se supone que tiene la última palabra bajo la nueva ley, negó las modificaciones en el hogar. En octubre, la Junta de Apelaciones de Compensación ordeno a favor del señor Mercado y ordeno a CIGA que terminara el trabajo. Pero la aseguradora apelo una vez más.

Después que una estación de televisión local puso al aire la historia del caso de Mercado en enero, CIGA acepto a hacer las modificaciones en el hogar.

Eche un vistazo a lo que paso en los términos del caso y determine que quizá pudimos seguir otro camino, dijo Wayne Wilson, Director Ejecutivo de CIGA, dijo en una entrevista.

Brenda Albright paso 16 años como chofer de montacargas levantando rollos de papel para hacer cajas de cartón para Smurfit-Stone Conteiner en Fargo, Dakota del Norte.

Un día en junio 2010, se agacho para remover una etiqueta de uno de los rollos. Cuando se paraba, de repente sintió como ella describe en el reporte de compensación de trabajadores un dolor horrible.

Su esposo, quien era súper intendente en la planta de Smurfit-Stone, la llevo rápidamente a urgencias, y fue diagnosticada con una hernia de disco.

Dos doctores de la Fuerza Laboral y Seguridad de Dakota del Norte y la agencia aseguradora (WSI), incluyendo el director médico, revisaron los records de Albright y acordaron que además de su problema de espalda, la hernia de disco fue a causa de del incidente en el trabajo y no que ya existiera esa condición, de acuerdo a los records de la corte. La agencia, la cual asegura a los negocios de Dakota del Norte, acepto el reclamo.

O así pareciera.

Luego Albright se enfrento cara a cara con una creciente tendencia en la compensación de trabajadores – el esfuerzo agresivo para encontrar lesiones en el lugar de trabajo o condiciones preexistentes. En años recientes, en Dakota del Norte y algunos otros estados han permitido cada vez más a los asegurados el negar reclamos diciendo que las lesiones en el trabajo únicamente agravadas por condiciones pre existentes causadas por una lesión previa o la estructura de los cuerpos de los trabajadores.

Desde el 2003, los aseguradores en 10 estados se han movido en esta dirección. En un caso de Kansas, un asegurador rehusó el cubrir una operación de túnel carpal por un empacador a mano en una bodega, afirmando que su cuerpo delgado la hacía susceptible a lesiones por esfuerzo repetitivo. Los Legisladores en Florida añadieron un giro:

Los aseguradores de ahí pueden citar pre existentes condiciones         que requieren de los trabajadores el pago de hasta un 49 por ciento de los costos médicos aunque el trabajo haya sido la causa principal de la lesiones.

En el 2008, empleados de Dakota del Norte WSI dijeron a los auditores que sus empleadores estaban dirigiéndolos hacia ver motivos para negar las reclamaciones. Reportaron un reciente cambio en el enfoque de la gestión a unas más profunda y agresiva búsqueda de lesiones anteriores o pre existentes / y condiciones degenerativas, las cuales podrían posiblemente reducir a WSI responsabilidad por la lesión.

De acuerdo a sus reclamos y las notas del ajustador, el empleador de Albright, Smurfit-Stone, no estaba contento con la decisión de WSI de aceptar su reclamo. La agencia estuvo de acuerdo en reconsiderar – después una definición del juez describió como una reverencia para presionar al empleador – y ocupo a un crítico medico independiente para revisar los records de Albright.

Sin examinar a Albright, ese doctor dijo que su problema de espalda fueron los resultados de una condición degenerativa no relacionada con el trabajo. Usando la nueva opinión, la agencia negó el reclamo.

El doctor de Albright estuvo estupefacto, de acuerdo a una carta que escribió a WSI. Mientras Albright tuvo problemas en el cuello y el bajo espalda, un estudio de MRI algunos años atrás mostro que no tenía ningún problema en el centro en el bajo espalda, donde se encontraba la hernia de disco, escribió. Cualquier pre existente condición, dijo, fue mayormente causado por torcer y el movimiento al experimentar el manejo de la monta carga. Claramente, el único evento en el trabajo que la llevo a la hernia de disco, escribió en su carta. Millones de Americanos tuvieron el problema de la espalda, noto, pero no quiere decir que todos están condenados a tener hernia de discos en el futuro.

Un juez en el caso de Albright llamo al revisor de la agencia médica un testigo profesional mismo del cual únicamente había leído sobre los tejidos y los discos intervertebrales que el neurocirujano de Albright alguna vez tuvo en sus manos.

El juez dicto sentencia a su favor, pero la Corte Suprema de Dakota del Norte denegó la decisión, notando que la legislatura había restringido la supervisión de la agencia de los casos de compensación de trabajadores donde no podrían las mentes razonables llegar a la misma conclusión. En una entrevista, el director de WSI Bryan Klipfel apoyo la decisión, diciendo que el trabajo no causo la lesión de Albright.

Tengo malos problemas en la espalda, dijo. Pero si estuviera en el trabajo y me agacho a recoger un broche para papel o algo y mi espalda me falla, sería entonces quizá causada en el trabajo, pero mi trabajo no causo la lesión.

Rock Tenn, el dueño de Smurtfit-Stone, dijo que el caso se manejo apropiadamente.

Albright de 57 años, continua sin trabajar y en un programa fundado por los que pagan impuestos. La Administración del Seguro Social le otorgo sus beneficios inmediatamente, poniendo como fecha el día que se lesiono del horrible dolor en el trabajo.

Christopher Carter su pie izquierdo se le atoro cuando fue aspirado por una cinta transportadora a un pozo de grava en Great Falls, Montana, en julio 2012.

El minero de 43 años mecánico de equipo fue al podólogo quien le recomendó un remedio simple y barato: una inyección de cortisona para reducir la inflamación y aliviar el dolor, de acuerdo a los records médicos.

Su reclamo de compensación de trabajadores pudo haber terminado ahí. Pero Carter tan pronto supo que algo tan básico como elegir a tu propio doctor no es una garantía en compensación de trabajadores. Las compañías aseguradoras y empleadores de grava para empleados de Montana tienen el derecho de elegir a sus propios doctores de compensación de trabajadores después de aceptar sus reclamos y de transferir su caso a otro doctor en cualquier momento.

Diez y ocho estados ahora permiten a sus empleados el seleccionar un doctor que trate a sus trabajadores lesionados al menos al inicio, de acuerdo al Instituto de Investigación para Compensación de Trabajadores. Y otros 19 estados requieren que escojan de un listado de doctores – algunas veces tan pocos como 4 – aprobados por su estado, aseguradora o empleador.

Trato de Olvidar

Paralizado en un accidente de bodega, Joel Ramírez ha batallado con el sistema de Compensación de Trabajadores.

Después que Carter vio al podólogo, la aseguranza del empleador, y el Fondo de Montana de Compensación al Contratista, lo envió a un examinador médico independiente, que también recomendó una inyección de cortisona.

En lugar de aprobar el tratamiento, la aseguradora cambio a su médico que lo estaba tratando. Mismo resultado: El nuevo doctor también recomendó la inyección, refiriendo de regreso a Carter al podólogo que había visto.

La aseguranza de Carter no lo autorizo para ver el podólogo que inicialmente lo vio u otro recomendado por el nuevo doctor que lo trato. En lugar la aseguradora inexplicablemente envió a Carter para otro examen, esta vez trayendo a un cirujano ortopédico de Misouola, 170 millas de distancia. Ella recomendó una inyección similar. Dos años después de la lesión, Carter aun no había recibido la aprobación de una inyección, aunque cuatro doctores lo habían recomendado. Su aseguradora únicamente lo seguía enviando a más doctores.

Mel Pozder, un examinador con experiencia para el fondo de contratistas, declino el comentar, citando la privacidad en las leyes de salud.

Nuestra frustración, Carter llego a un acuerdo en su caso con el Fondo de Compensación de Contratistas de Montana la primavera pasada por $46, 250 para cubrir las cuentas medicas y perdidas de sueldo futuras. Ha batallado mucho para encontrar trabajo para poder mantener a sus tres hijos, edades 11 a 15, y ahora trabaja en un taller de autos en detalle y pintura.

Pienso que mi tobillo y pie pudieran estar sanos ahora, o mejorado grandemente, si la ley de Montana hubiera permitido que escogiera a mi propio doctor, escribió al comité legislativo del estado que estudia la compensación de trabajadores el año pasado.

Tengo 43 años, dijo en una entrevista, y camino como si tuviera 80.

California ahora utiliza Nuevas, mas Estrictas Directrices para Reevaluar Casos Viejos y Negar Cuidados

 En 1997, Frances Stevens era un publicista y editor de Curva (Curve) una de las mejores vendidas revistas para lesbianas en el país. Estaba en forma increíble y entrenadora para los Guantes Dorados del Torneo de boxeo.

Antes de lesionarse en el trabajo, Frances Stevens era una boxeadora ávida y así mismo la editora y publicista de una de las mejores revistas de homosexuales y lesbianas en el país.

Un día en octubre, ella y su equipo estaban cargando cajas del último número de la revista a un closet de almacenamiento. Stevens de 30, se tropezó en un tapete de área y se quebró un hueso del pie. La enyesaron y tuvo cirugía.

El hueso sano, pero la caída daño unos nervios, dejándola con un dolor inaguantable e inesperado, frecuentemente afectando a los dos pies.

Más de 17 años después, Stevens no podía caminar y se mueve en una silla de ruedas motorizada. De noche, el simple roce de las sabanas sobre sus pies la hace gritar del dolor. No se puede bañar en la regadera sin sumergir sus pies en una tina de agua para que el chorro de agua no toque sus pies directamente.

Es como si ese dolor fuera como una pica hielo que atraviesa tu cuerpo, dijo.

El sistema de Compensación de Trabajadores de California una vez pago por la ayuda en casa de Stevens durante el día. Pero en el 2013, una nueva ley se llevo a efecto, sometiendo a casos viejos como el de Stevens a un énfasis mayor directrices angostas que, entre otras cosas, limitaron severamente la ayuda de salud en el hogar para la gente lesionada en el trabajo. Cuando Stevens necesito reemplazar la ayuda, su aseguradora, el Fondo Estatal de Compensación de Seguros, utilizo ese pedido para decidir que ayuda no era medicamente necesaria.

Bajo la nueva ley, Stevens únicamente tuvo que apelar a un revisor medico independiente seleccionado por una compañía contratada por el estado. Pero el doctor nunca necesito verla, no necesitaba tener licencia de California, podía permanecer anónimo y únicamente podía ser desafiado bajo circunstancias limitadas.

Una carta de Frances Stevens de su compañía aseguradora, negando cuatro de cuatro solicitudes para medicinas. Cuando las fechas de la corte de la pelea legal para su cuidado llegaban, frecuentemente ella recibía en el correo esta papelería en una semana.

Se suponía que ella debería recibir una respuesta en 30 días, pero en lugar el proceso llevo cerca de siete meses. El examinador médico retuvo la decisión de la compañía aseguradora para negarle la ayuda.

Ahora, Stevens está enfrentando la constitucionalidad del proceso. En una petición reciente aceptada por el 1er distrito de la Corte de Apelaciones en San Francisco, ella discute que el dejar decisiones médicas sean hechas por doctores anónimos quienes no examinan a los pacientes y no se les puede cuestionar viola los derechos de los trabajadores lesionados.

La Compensación de Trabajadores de California lanzo una advertencia a las compañías aseguradoras la semana pasada que la nueva ley no debería ser usada para volver a visitar argumentos existentes para ayuda de salud en el hogar.

El Fondo Estatal de Compensación de Seguros comento que la solicitud de la ayuda fue negada basada en la evidencia médica. En los documentos archivados con las apelaciones de la corte, discute que los trabajadores cuentan con avenidas adecuadas para apelar y que la legislatura actuó apropiadamente para tratar de crear un rápido y económico proceso que podría promover una mejor salud.

La motivación de la legislatura era ayudar a los dos a los empleadores y a los trabajadores lesionados., escribió.

El ser empleador y trabajador lesionado le ha dado a Stevens una perspectiva única en el sistema ella únicamente pensó en cuando pagara sus primas de la aseguranza.

Acabo cumplir 30. Era una atleta. Tenía un trabajo que amaba, una vida que amaba. Nunca me imagine que esto me pasaría a mí, y en un segundo, mi vida cambio. Dijo Stevens Si la gente no alza su voz y nota cuanto quebrado esta el sistema, para cuando lo entiendas, será muy tarde.

La Caída de la Reforma de Compensación para el Trabajador